Descuentos | Familias | top

Trucos de los Supermercados para que gastes más.

Desde el preciso instante en que atraviesas la puerta del supermercado, todo en el local, desde la música hasta la organización y colocación de los productos, la cartelería y los lineales donde encontrar los productos… Es la guerra para sacarte todos los duros y cuartos posibles (dinero, euros para los milenials).

Absolutamente todo está planeado para que vayas a gastar lo más posible. Es en ese momento que empieza una batalla entre el neuromarketing y tu subconsciente para que compres más y más caro de lo que tenías planeado.

Sigue leyendo para ver las tácticas que utilizan los supermercados para que gastes más y te expriman la mayor cantidad de dinero posible.

image

Los carritos de la compra son tu enemigo.

Los carros de la compra son cada vez más importantes para que, por más que introduzcas artículos en ellos, tengas la sensación de que tu carro va vacío, tengas la impresión de que no has comprado tanto y sigas llenándolo. No vas a ser realmente consciente de todo lo que has metido en él hasta que llegues a la línea de cajas. De hecho, se estima que cuanto más grande es el carrito, el importe de tu compra puede verse aumentado en un 40%.

El mejor truco para hacer frente a esta táctica de los supermercados es coger un cesto en lugar del carro. Pero tal y como si una carrera armamentística se tratara, las empresas se percataron y habrás notado que en los últimos meses / años en lugar de aquellas cestitas de asas han desaparecido ya y ahora los cestos cuentan con ruedas y más capacidad, incluso llegándolos a sustituir por una “maxicesta” en Mercadona, que no es más que un carrito de la compra más pequeño (pero mucho más grande que las antiguas cestas y cestas con ruedas).

También está empezando a desaparecer la práctica de insertar una moneda para desbloquear el carro, es obvio no hay que poner impedimentos para que los clientes que lleguen a tu establecimiento cojan carros.

Sin duda invertir en carritos es muy rentable para las cadenas de supermercados.

31 Thoughts Every Woman Has While Shopping At Target
falta esto, y falta esto otro, y no tenemos de … ay mira! y coge pañales que solo queda un paquete!

Lineales de Productos con truco.

En organización comercial, los lineales son esos aparadores, estanterías y espacios de mobiliario donde se dan a conocer los productos para que los vayas metiendo en tu cesta carrito y entre los cuales se forman los pasillos del supermercado.

En sus cabeceras se sitúan los productos en promoción, los cuales ganan en visibilidad para que no busques más y aproveches la posibilidad que te proponen, siendo ahí un momento donde vayas a comprar algo que no tenías pensado o planeado comprar pero que por su atractivo termines comprando.

Por lo relacionado a las repisas, lo que más atrae vender siempre está a la altura de los ojos o al alcance de la mano. Por eso, los artículos de menor precio acostumbran hallarse o por debajo de todo, en el último estante, por lo cual deberás agacharte, o en la repisa superior, a la que varios clientes quizás no llegan.

¡Qué lejos están los artículos básicos!

Aunque solo estés entrando en el supermercado para conseguir un producto de primera necesidad, como el pan, la pasta o las botellas de agua, seguro deberás recorrer todo el supermercado hasta el fondo.

Y es que es habitual que en el momento de ubicar las secciones de la tienda, los artículos básicos se sitúan siempre al fondo, para obligar al cliente a tener que pasar por el resto de los expositores.

Ten presente que, en lo que tiene relación a las ventas se trata de un juego de números:

Es de lógica que cuanto más tiempo pasemos dentro de un autoservicio o de un centro comercial, más opciones hay de que no gastemos dinero, además de que caigamos en la tentación de adquirir cosas que observamos al pasar por su lado y que no teníamos planeado comprar.

¡Pero si el azúcar antes estaba aquí! ¿donde está ahora?

Otro truco de las empresas de alimentación muy frecuente: cambiar regularmente la ubicación de algunos productos o incluso de todas sus estanterías.

Es habitual que cuando conocemos nuestro supermercado local ya vayamos directamente a las zonas donde encontraremos los productos que necesitamos y no perdamos tiempo en otras secciones. Y eso no interesa en un escenario donde el supermercado quiere que te pierdas dentro de su laberinto de estanterías.

Recuerda, cuanto más tiempo pases dentro más vas a gastar.

The Safe Way – Erin Butler
Un cliente que entró a por pan y le dió una lipotimia de tanto andar

NeuroMarketing lumínico, olfativo y auditivo.

La luz es otro de los elementos que se usan en marketing para atraer al cliente. Los sitios y productos mejor iluminados llaman la atención, en tanto que las ubicaciones oscuras o con una luz insuficiente tienden a ser las menos frecuentadas del autoservicio, aunque en ella se hallen las gangas. Además es viable jugar con la menor o más grande intensidad de luz apuntada a un producto, la temperatura de la luz, fría o cálida, etc. Esta habilidad es popular como marketing lumínico.

De igual modo, el marketing olfativo tiene como función usar los olores para ocasionar reacciones en nuestro entendimiento e recompensar la adquisición al traernos recuerdos agradables a la cabeza. Los aromas que podemos encontrar en los puestos de venta están más que estudiados y por eso resultan tan propios en tiendas de ciertas marcas de ropa y de decoración, que inclusive introducen el perfume en el sistema de aire acondicionado para que impregne todo el lugar.

¿Cuantas veces has comprado un cruasán por haberte llegado el aroma de croissants recién hechos por la calle?

La música también influye en los hábitos de compra y siguiendo el juego de números anterior (si te pasas más tiempo en un establecimiento, comprarás más) si la música y su volumen son agradables, esto hace sentir bien al cliente y entra en un estado de mejor predisposición para comprar.

3×2: compra 3 cuando no querías ni 1

El 3×2 es una de las ofertas más malévolas diseñadas para que gastes más de la cuenta y te lleves productos que no querías, necesitabas o tenías planeado comprar ese día.

Es un truco que aprovecha el sesgo de la oportunidad y la escasez… pues el comprador siendo un comprador racional cree entender que en realidad está ahorrando al recibir una unidad gratis, pero quizás no llegue a pensar que realmente no quería ni necesitaba comprar un bote de champú, pues ya tiene en casa, y finalmente se acaba llevando 3.

Las líneas de caja

Y antes de irnos del supermercado, deberemos soportar una última tentación: los productos en las líneas de caja. Aquí vamos a encontrar chucherías, papel de obsequio o artículos que acostumbran descuidarse como pilas y cuchillas de afeitar y que, en esta colocación, son de un precio más alto que otros que puedes hallar en su parte correspondiente. Además, si vas con niños, sobrepasar esta barrera con piruletas, gominolas, productos de merchandising y semejantes, mientras estás esperando a que te cobren los cajeros, es todo un reto.

Este es quizás el truco más viejo pero vemos como últimamente las grandes superficies están estableciendo una cola tipo aeropuerto donde poder colocar más productos en las líneas de caja mientras no aparece en el monitor a que cajer@ debes dirigirte.

Conclusión

¿Cuántas veces has entrado en un supermercado a por papel de wc y una cacharra de agua y has cogido un carro porque no le tienes que meter moneda, has pasado por delante un frontal para comprar un 3×2 de un champú que no utilizas, has comprado unas pastas porqué hacía un aroma de croissant recién hecho y de repente te apetece merendar y en la salida has comprado unas pilas para ese juguete que lleva tiempo sin funcionar?

¡Déjanos un comentario!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *